lunedì 29 novembre 2010

FC Barcelona vs Real Madrid

Es el clásico de la historia. Esta vez sí. FC Barcelona y Real Madrid han llegado al duelo liguero de esta noche en el Camp Nou (21 h., Canal + Liga/Gol T) como los dos mejores equipos del planeta, aunque por caminos distintos. El Barça de Pep Guardiola y Leo Messi es talento, humildad y pasión por el deporte, el juego puro admirado por todo el mundo del fútbol, mientras que el Madrid de Jose Mourinho y Cristiano Ronaldo trata de alcanzar la cima sin importarle las formas y priorizando el resultado al espectáculo.

La previa ha sido inmejorable. En primer lugar, porque desde los dos vestuarios se ha rebajado la tensión. A excepción de la presión sibilina que Mourinho le añadió al colegiado del encuentro ("con Iturralde González el Barça es feliz; el Madrid, menos"), las declaraciones de los protagonistas en los últimos tres días han sido modélicas. Y por otro lado, porque todos los cracks estarán sobre el césped.

'Onces' de gala

Al margen de Kaká, lesionado de larga duración, Guardiola y Mourinho dispondrán de los mejores efectivos y alinearán su 'once' de gala. Pep tirará de su clásico 4-3-3, con Abidal, ya recuperado, de nuevo en el lateral izquierdo, y Mou alineará a Ozil. Se había especulado con la posibilidad de que el luso reforzara el centro del campo sentando al alemán y colocando a Lass junto a Xabi Alonso y Khedira o bien dando entrada a Arbeloa y adelantando la posición de Marcelo. Pero el técnico madridista aseguró ayer que jugará con los de siempre. Hoy sabremos si cumple con su palabra o si vuelve a mentir, como ya hizo cuando dirigía al Chelsea y la víspera recitó una alineación que cambió al día siguiente dejando a Duff en el banquillo, o como el año pasado, cuando en la vuelta de las semis de la Champions, con el Inter, dio entrada a última hora a Chivu por Pandev.

Guardiola, que precisamente desde ese duelo europeo se ha distanciado de Mourinho, por sus palabras y sus gestos antes, durante y después de aquella eliminatoria, puede escribir una nueva y brillante página de la historia del club si encadena su quinta victoria consecutiva frente a los blancos. En su estreno, en la 2008-2009, el Barça ganó el clásico 2-0 con goles de Eto'o y Messi, y en la segunda vuelta goleó en el Bernabéu en una noche histórica (2-6); y en la pasada, 1-0 obra de Ibrahimovic y un 0-2 decisivo para la Liga.

Los diez de Leo
También Messi, como cada vez que salta al césped, puede seguir pulverizando marcas. Porque tras nueve partidos consecutivos 'mojando', en los que ha firmado quince dianas, aspira al décimo. Si lo logra, se quitará una de las contadísimas espinas que aún tiene clavadas: aún no ha visto puerta ante un equipo entrenado por Mourinho. Algo similar le ocurre a Cristiano, obsesionado por marcarle al Barça. Ni lo logró con el Manchester United en sus tres duelos europeos ni con el Madrid en los dos de la pasada campaña.


En el campo debutará Villa, a quien se le da bien el Madrid, y en el palco Sandro Rosell. A su lado, Florentino Pérez se la juega. Mourinho es su último cartucho

Pep y 'Mou' han hollado la cima del éxito por vertientes distintas, aunque por su precocidad y conocimientos parezca lo contrario. Dos estilos diametralmente opuestos en la forma de entender el fútbol y su entorno. El catalán es un analista, un fiel seguidor del histórico talante ofensivo del club y de su política de cantera, un defensor de sus jugadores, respetuoso con el rival y prudente en todas sus reflexiones. El luso es un pragmático del poder que le ha reportado un ilimitado prestigio. Los títulos como objetivo final. El resto, poco importa. Así que provoca, se enemista con sus rivales e incluso azota a sus jugadores, sin cortarse a la hora recurrir a todo tipo de artimañas tácticas y técnicas. Sólo vale ganar y le ha salido bien

FONTE: El mundo deportivo

Nessun commento:

Posta un commento